30 octubre, 2020

La Verdad Hidalgo

Diario digital sobre política y sociedad

Otra vez será…

Con la resolución del TEEH que ratificó la candidatura de Pablo Vargas por Morena, la contienda por Pachuca crece en interés, en nivel, y hasta en color y calor…


Pánfilo Pérez

El Tribunal Estatal Electoral del Estado de Hidalgo emitió su resolución a los juicios en los que se reclamaba la protección de los derechos político-electorales del ciudadano, interpuestos por los aspirantes a la candidatura por la alcaldía de Pachuca representando a Morena, Canek Vázquez Góngora y Francisco Javier Berganza Escorza. Con ello, la candidatura de Pablo Vargas González fue ratificada.

Y lejos de dirimirse este reclamo legalmente, que es parte fundamental y medular de la democracia y de la certidumbre del proceso electoral, en mucho de ello se hace analogía con el sentimiento popular, el de militantes y simpatizantes morenos del municipio de Pachuca, que no querían que un ex diputado priista los representara y menos que lo fuera un cantante que ha brincado de partido en partido. 

Si bien algunos han destacado que Canek era el más conocido, el mejor posicionado, es cierto que faltó apuntar que también fue el que obtuvo la calificación más baja en cuanto a su actuar. Cosa parecida le pasó al autor de “Aquí estoy”, quien por ser bien conocido también fue mal evaluado, a pesar de que él diga que ganó la encuesta definitoria.

Y no sólo los morenistas manifestaron su rechazo a la imposición, sino algunos sectores de la sociedad civil, la organizada, ven con buenos ojos que sea un candidato con perfil ciudadano el que abandere al partido guinda en el municipio considerado joya de la corona. Ello representa, dicen, una opción real de ganar la contienda hoy ante el desencanto ciudadano por los partidos políticos y los políticos también.

Otros más opinan que la ratificación significa también la puntilla para el Grupo Universidad, pues el también académico e investigador, defensor de los derechos humanos, es de sobra conocido opositor del grupo que comanda aún GSC. No hace mucho fue expulsado de la UAEH por oponerse a los designios del líder del clan hoy detenido en el penal de alta seguridad del Altiplano, mejor conocido como Almoloya.

Y con la resolución del TEEH, la contienda por la capital Pachuca crece en interés, en nivel, y hasta en color y calor, pues habrá oponente al candidato del tricolor Sergio Baños, quién cuenta con una base de apoyo y estructura que ya se mueve por barrios y colonias para rescatar el municipio, que curiosamente sólo han perdido los tricolores contra los hermanos Tellería, el difunto Pepe Toño y su hermana Yolanda, quien deja la alcaldía con un mal sabor de boca.

La ex alcaldesa deja también un escollo enorme para el candidato de Acción Nacional, Andrés Chávez, quien enfrentará no sólo a los otros candidatos, sino a la mala administración de su correligionaria y los grupos que siguen peleándose el partido, como lo han hecho desde hace algunos años y en los que su presencia y simpatía se ha ido diluyendo, pues hoy se ve un PAN muy descolorido.

Poco se habla de los demás contrincantes, acaso del representante del PRD, por ser también ya un político de largo colmillo y de presencia sempiterna en las elecciones estatales, Isidro Pedraza, quien parece que va solo, y no porque haya ausencia de oponentes sino porque no se ve si podrá acaso lograr conservar el registro para un más que maltrecho partido del sol azteca, así de disminuido.

Lo cierto, dicen los que saben, lo que radio pasillo transmite, lo que se escucha en calles y oficinas, en comercios e instituciones educativas, en los corrillos de la política y la politiquería, que la disputa está entre el tricolor y el guinda, Morena y el PRI, entre Sergio Baños y Pablo Vargas, entre estos dos pachuqueños, pues la pulverización del voto sólo dejará lugar a verdaderamente aspirar, a la estructura de uno y el apoyo popular del otro. Eso se escucha a los grillos cantar.

error: Content is protected !!